Una al día: recuerdos

viernes, 11 de septiembre de 2009

11 de Septiembre del 2001: Horrorizada, poco más o menos a esta hora miraba la pantalla del televisor (supongo que como millones de personas) y susurraba algo así como "esto es una cámara oculta, no puede ser verdad".

11 de Septiembre del 2002: Más o menos a esta hora miraba en otro televisor (concretamente el de un hospital) como la que luego sería nuestra princesa (tiene guasa la cosa) entrevistaba a alguien desde la terraza de un edificio de Nueva York. Abrazaba a mi bebé, de apenas un día de vida y no dejaba de ver la ironía entre mi horror del año anterior por la muerte de tantos que no conocía y la sensación de plenitud inmensa de ese momento, en que todos recordaban la muerte y yo celebraba la vida.

10-11 de Septiembre del 2003, 4, 5, 6, o 7: depende del día siempre ha sido en casa una fecha de tarta, velas, regalitos y fotos de mi bebé menos bebé cada vez y cada vez más niña. Los años se me desdibujan, se confunden unos con otros y tengo que echar mano de las fotos (y del scrap) para separarlos, para recordar anécdotas que diferencien unos de otros, para darles movimiento y vida.

11 de septiembre del 2008: El año pasado la celebración cayó el once (y a mi la verdad es que me gusta que mi entorno recuerde ese día como una celebración de vida y no de muerte) y mi niña tuvo nada menos que tres celebraciones distintas. Recuerdo del año pasado que yo volvía a respirar después de mucho tiempo y parecía encontrar un camino nuevo después de haber perdido el rumbo. Recuerdo también que me decía continuamente que por narices todo iba a ir mejor. Recuerdo que ese día se juntaron en mi casa abuelos, padres de la criatura (daba igual que las cosas no fueran bien entre ellos porque por primera vez en años tambien fluian mejor que meses atras), amigos varios y niños, muchos niños.

10 de septiembre del 2009: Ayer fue de nuevo el cumpleaños de mi niña. Sólo estuvimos tres personas, pero quiero pensar que son las que más le quieren en este mundo. El resto, no han podido estar algunos (y se les echa de menos) y otros no han querido hacerlo (y a esos, que les den). Hoy, día 11 , mi niña tiene otra celebración con otras personas que también le quieren, aunque ayer no pudieran estar con ella.

Y aunque parezca una entrada pesismista o negativa, no la valoro así en absoluto. Primero, porque me parece que los recuerdos son lo que nos apega a la vida, lo que nos da continuidad y hace de nuestra vida una historia con numerosos hilos que nos conectan unos a otros. Mientras alguien recuerde a los que estuvieron y no pueden estar, nadie se va por completo.

Y a lo mejor, ahí està mi pasión por los álbumes, y por el scrap. Como en el scrap, yo soy la dueña de abrir mis propios libros de recuerdos (da igual con fotos o sin ellas) y ojearlos cuando me apetezca, traer a mi lado a los que se han ido o bien cerrar un libro de estos y decidir que no me va a doler más. Si ayer yo decidía elegir, hoy elijo recordar. A quien yo quiera, como yo quiera, cuando yo quiera. Yo decido quien forma parte del scrap de mis recuerdos.

Hoy recuerdo. Con una sonrisa. Con agradecimiento. Por los buenos momentos que me hicieron pasar, por los buenos que estoy segura que van a venir. Con esperanza.

Y nadie me deja si yo no quiero ;)

Y como siempre, ya que aún no estoy lista para el scrap de verdad, permitirme que ponga la banda sonora un día más, la banda sonora del scrap de mis recuerdos. Hoy no podía ser otra:



(Por los de ese día, por los que se fueron, por los que estan, por los que se quedan, por los que recordamos con una sonrisa, incluso por los que no queremos recordar... por todos)

Energía positiva;)

(Y conste que hoy, en mi paseo, en mi mochila y en mi banco, alguien que queria acompañarme lo ha hecho en mi recuerdo. Ana, hoy en mi banco también estabas tú ;) )

8 comentarios:

mayte_pequenus dijo...

estoy totalmente de acuerdo contigo !!
me gusta cambiar las fechas tristes por fechas bonitas, de esta forma son menos tristes y siempre son alegres.
besets

Eva Esaga dijo...

Besos, besos, besos.

Yolanda dijo...

Por esa magia que tienes...por ese poder de decidir quién merece formar parte de tus recuerdos, por tu valentía, tu fuerza y tu gran corazón, por tus decisiones que manejan tu vida, no las de los demás, por saber poner de tu parte la felicidad y saber transformar en positivo lo negativo...por tener la gran suerte de haberte conocido...!!!!! (un poco...nunca es tarde para más!!)
Besazos grandes!

inma dijo...

Felicidades por el cumple de tu niña y a ti tambien por ser mamá muchos BESOS y mucha energía POSITIVA

Mariangeles M dijo...

¡¡Me encanta!! Estoy totalmente de acuerdo contigo.

¡¡Arriba ese ánimo!!

Un besote

Cicada dijo...

siempre me dejas sin palabras!!!

hoy he llegado tade, sorry!!!!! pero es q he estado fuera todo el dia.

mañana voy a ver la vuelta ciclista a granada, si lo pones en la segunda o en teledeporte a eso de las 4 o así lo mismo me ves :p así que me retrasaré un poco tb... jop :(

felicita a mi sobriiiiiiiiiiiiiiii :D

besos

Ana Sanz dijo...

Hace un tiempo corría por internet un correo de esos que dicen cosas bonitas, cosas que sabemos y a menudo olvidamos, cosas bien dichas... se titulaba "cerrando círculos"...

Yo también creo firmemente en nuestra obligación espiritual de vida de generar y atesorar recuerdos y "buenos" recuerdos de nuestras vidas (entiendo buenos por calidad de los mismos, por que ya sabemos de las jugadas de la vida)... para que cuando éstas fluyan más lentamente... cuando se vayan apagando, se ralenticen, tengamos capacidad de darles luz con nuestros recuerdos y sólo en positivo podremos aportar luz!

Pero también es obligación cerrar los círculos que abrimos o "nos abrieron" eso nos permite abrir de nuevos y tal vez mejores! Como poco serán para estrenar! Y tus palabras se dirigen a ello. Enhorabuena y fuerza!

Esta mañana... me acordé de ti! Y de verdad que disfruté del banco contigo!

Un beso guapa y otro de cumpleaños a tu ya un poco "menos bebé".

Aroa dijo...

No sé como lo haces, pero siempre que te leo me parece estar a tu lado, con un buen café en las manos y compartiendo una charla de esas de tardes de domingo.
Y creo que sé como lo haces, escribiendo desde el corazón.
Apenas tengo tiempo de pasarme por los blogs, ni siquiera de actualizar el mio, pero en cuanto tengo un ratito me paso a leerte y la verdad, nunca me defraudas.
Mucho ánimo y energia positiva a raudales!
Besotes